Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8 febrero 2010

Pero el resto… Ah, el gris, qué color tan difícil, tan poco lavable…“- Julio Cortázar en Los Premios (258)

Portada los Premios

Los premios (1960) es la segunda novela escrita por Julio Cortázar. Narra la historia de un grupo de individuos que tras ganar un premio en la lotería, son embarcados en un peculiar viaje a bordo del Malcom.

Desde los inicios, la travesía está caracterizada por la intriga y la aventura, pues ninguno de los pasajeros está al tanto de su destino. Además, arbitrariamente se les prohibe el ingreso a la popa, limitándolos a un espacio sumamente restringido. Esto causará el descontento de algunos de los personajes y los impulsará a un exhaustivo viaje hacia el descubrimiento y la conquista de la popa.

Como es de esperarse, detrás de toda la historia del barco, se esconden rumbos más esotéricos que buscan plantear situaciones más profundas. Así es como surge uno de los temas más recurrentes en la narrativa cortazariana: la otredad. Ésta, tal como su nombre lo indica, se refiere a lo otro, a lo desconocido, a aquello que no puede ser alcanzado por nosotros fácilmente, ya que representa una realidad totalmente distinta y ajena a la nuestra.
De esta forma, la novela se encuentra construida a partir del intersticio, pues vemos cómo los personajes se debaten en esta experiencia de los límites, ya que se encuentran constantemente en un enfrentamiento entre lo conocido y lo desconocido: la proa y la popa. Están estancados en el mundo que conocen, sabiendo que existe algo más que se está por descubrir, pero que no se revelará a ellos fácilmente (la otredad). A lo largo de la novela, los personajes conscientes de su realidad buscarán dar ese salto hacia la popa (la otra realidad). Sin embargo, no todos representan y manifiesta ese espíritu inquisitivo y rebelde, pues alguno de ellos son representados como personajes mediocres que se muestran totalmente indiferentes al descubrimiento de lo desconocido.
De todas formas, es fundamental destacar la caracterización que realiza Cortázar sobre sus personajes, pues representan un vivo reflejo de la sociedad porteña de la época. Es por esto que, a bordo del Malcom, encontramos individuos de distintas clases sociales, culturas, costumbres,etc, que son construídos a partir de la caricaturización, el humor y la ironía.

A su vez, durante la lectura de Los premios, podemos encontrar una serie de elementos que son sumamente recurrentes en la narrativa cortazariana  y que, en cierta forma, representan una especie de sello personal del autor: las referencias a otros autores, los diálogos y las frases en otros idiomas, el uso de palabras recurrentes (cosidad, caleidoscopio, etc). Todo esto provoca en el lector una especie de cercanía con la novela, pues encuentra elementos en común que puede relacionar con otras obras del escritor.

Personalmente, recomiendo esta novela a todos aquellos que quieran conocer más sobre el mundo narrativo de Cortázar, pues representa un claro intento por parte del autor en conquistar y dar ese paso a la otredad, a lo desconocido, al mandala.

Anuncios

Read Full Post »